Emprender con perspectiva de género

Qué pasa hoy en las empresas, qué políticas podés comenzar a implementar, por qué es necesario que la perspectiva de género sea transversal a la estrategia de negocios, y la importancia de entenderla como un Objetivo del Desarrollo Sostenible.

Emprender con perspectiva de género

El momento de emprender es el momento de tomar decisiones significativas acordes a lo que querés que tu futura empresa represente, porque son esos valores los que van a identificar a tu negocio. Por eso, a la hora de plantear la idea, la misión y la visión, es importante sumar un indicador más: la perspectiva de género.

Si bien se puede incluir una vez que el emprendimiento ya esté en marcha, lo ideal es que, a la hora de pensar e implementar las primeras políticas internas y externas que organizan el negocio, este pilar ya sea tenido en cuenta para construir una base sólida.

Una de las principales barreras para el desarrollo de la mujer en el ámbito corporativo es la falta de compromiso y apoyo por parte de quienes dirigen la compañía, así como de las personas que actúan como sponsors o mentores. Esta falta de compromiso está relacionada con el hecho de que las organizaciones reconocen, valoran y promueven personas y modelos de liderazgo "masculinos".

Estas personas que nombramos son fundamentales para generar un cambio profundo e incentivar el compromiso real; sólo así se va a poder observar el cambio de los indicadores de género a nivel corporativo. Es por eso que los emprendimientos son vitales para poder contribuir a este cambio de paradigma; son una empresa nueva que se suma al sector, una nueva oportunidad y el comienzo de una estructura fundacional nueva que puede permitir que las políticas de género transversalicen cada área y decisión que se tome como empresa.

El sector emprendedor representa el 22% de las economías desarrolladas en Argentina, y los estudios evidencian que las empresas que brindan más oportunidades a las mujeres logran mejores procesos de reclutamiento, mejor conocimiento del mercado, retienen a sus equipos, y apuestan, aún más, a innovar.

Entonces, hablar sobre la importancia de la perspectiva de género abre las puertas a un panorama que va más allá de simplemente contratar mujeres para realizar tareas de la empresa; se basa en elaborar una estrategia de negocios que tenga en cuenta todo el contexto y la coyuntura que respecta a la diversidad. La flexibilidad laboral, la conciliación en la vida familiar, el monitoreo de indicadores, el desarrollo de talento y las oportunidades económicas, promueven un valor agregado a la rentabilidad de la empresa a futuro.

Por otro lado, cuando las mujeres emprenden, generan y concretan procesos de socialización que le permiten al negocio crecer desde sus propios roles, debido a que dan forma a modelos de gestión basados en el liderazgo y las oportunidades, en vez de enfocarse plenamente en los aspectos económicos y de rentabilidad; consideran a los colaboradores y colaboradoras de una manera diferente, que se termina viendo reflejada en los números del negocio.

Qué cosas podés comenzar a implementar

  • Tener procesos de contratación neutrales en términos de género: puede ser útil elaborar una política interna de Recursos Humanos que sirva para futuras búsquedas. Así, sin importar la persona que ocupe el rol, estará transversalizada por esta perspectiva.
  • Políticas de apoyo para la conciliación familiar: licencias por paternidad extendidas, para que no se reduzca en la madre el cuidado de sus bebés; espacios para la lactancia, posibilidad de home office, oficinas de fácil acceso mediante el transporte público, días familiares en el trabajo.
  • Un ámbito de trabajo libre de violencia: elaborar protocolos de actuación en caso de que se presente una situación de violencia de género o acoso laboral a alguna mujer, brindar y tomar capacitaciones sobre la temática, formar a quienes están en Recursos Humanos para poder brindar el asesoramiento y la ayuda necesaria ante cualquier caso de violencia, sumarse a campañas nacionales de diferentes organismos del estado o fundaciones.
  • Incorporar mujeres y hombres a la mesa de toma de decisiones.
  • Realizar un informe anual del impacto que tienen las políticas que mencionamos anteriormente, para poder generar ejemplos de la importancia de poseer una perspectiva de género.

Es un Objetivo del Desarrollo Sostenible

El 25 de septiembre de 2015 la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible. Allí, los líderes mundiales se reunieron en la Organización de las Naciones Unidas y establecieron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad de la sociedad. Juntos, plantearon 17 objetivos que contienen un total de 169 metas (podés conocerlas en profundidad en la web de la ONU), e invitaron a todos los países a formar parte de este trabajo.

La igualdad de género es el 5° Objetivo del Desarrollo Sostenible (ODS), y plantea que no es sólo un derecho humano fundamental, sino también la base necesaria para un mundo próspero, pacífico y sostenible. Así, pretende incentivar a gobiernos, empresas y actores de todos los sectores, a facilitar a las mujeres el acceso a la educación y a oportunidades de un trabajo digno, entre otros.

La evolución de los negocios no será posible si la perspectiva de género no transversaliza todas las áreas, especialmente en un mundo que se rige, al menos hasta el 2030, bajo estos pilares.

TAGS: género, perspectiva de género, emprendedurismo, emprendimiento, inclusión, negocios sostenibles, Objetivos del Desarrollo Sostenible, ONU, diferenciación, modelo de negocio

Por: Sofía Quilici
Sofía Quilici es periodista (TEA) y Lic. en ciencias de la Comunicación (UADE). Profesionalmente se desempeña en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el área de Comunicación Interna y como Consultora en Comunicación Corporativa e Institucional en Binden Group, es redactora freelance en el diario Cronista Comercial y asesora a emprendimientos, pymes y empresas sobre comunicación y políticas de género.

Santander

Santander® 2020
Todos los derechos reservados.