Tips para emprendedoras: cómo pasar de la idea a la acción

Si ya hace un tiempo que estás planificando un proyecto y, sin embargo, sentís que todavía te faltan algunas herramientas para lanzarlo, te brindamos algunos tips para que des el paso y te animes a emprender.

Tips para emprendedoras: cómo pasar de la idea a la acción

Convertirte en emprendedora implica poner en marcha tu proyecto, vivir de él y hacerlo crecer. Más allá de tener en claro que es lo que querés lograr y qué te impulsa, es normal tener muchas dudas acerca de cómo llevarlo a cabo.

Es parte inherente al proceso preguntarte ¿esta idea va a funcionar? ¿podré vender mis productos/servicios? ¿lo voy a lograr?

Si bien los medios masivos y las redes sociales nos presentan a menudo experiencias exitosas, está claro que no es un camino fácil. Si estás escapando de una relación de dependencia para tener flexibilidad y vivir de los que te gusta, es prudente también ser realistas.

Emprender requiere de mucha tenacidad, constancia y poder de resiliencia frente a pequeños fracasos o contratiempos. Es necesario saber que vas a trabajar todos los días de la semana y, aun así, es probable que en un principio todo sea gasto e inversión y cero ganancias.

Validación

Si aún no lo hiciste, validar la idea es tu primer paso. Debe ser lo suficientemente sostenible como para brindar una solución a un problema o una necesidad concreta de tu público objetivo. Para conocer si esto se cumple, te sugerimos realizar una breve encuesta entre conocidos, familiares, amigos, vecinos que te permitan conocer costumbres y necesidades, en función de este problema. Sus respuestas te servirán para legitimar tu idea y/o para realizar cambios o ajustes.

Si ya desarrollaste un producto, otra estrategia de validación es testearlo en un grupo reducido de personas. La idea es que lo tengan durante un tiempo y lo usen para probarlo. Una vez transcurrido ese tiempo podrás también hacer una serie de preguntas sobre su utilidad, consultarles qué mejorarían y qué características creen que no cambiarían.

Testear tu prototipo te brindará mayor seguridad para poder terminar de diseñar tu proyecto, centrado en las necesidades de tu potencial cliente.

Planificación

La organización y el foco son dos habilidades que como emprendedora deberás ejercitar todo el tiempo. Existen muchas técnicas para llevar a la práctica una planificación que te permita generar resultados alcanzables.

Plantear objetivos posibles, realizables y medibles es clave para planificar. En función de tu negocio, te sugerimos que comiences de mayor a menor: planificación anual, mensual, semanal y diaria.

Lanzamiento

Hasta hace muy poco, si las marcas no realizaban un evento de lanzamiento, e invitaban a la prensa y a sus clientes más fieles, no existían. Pero el escenario cambió. Las redes sociales, un sitio web o una tienda e-commerce son más que suficientes para que tu emprendimiento pueda salir a la luz.

Al principio, seguramente tengas que planificar y desarrollar la comunicación de tu marca. A medida que vayas creciendo, esta será una gestión que podrás delegar en alguna agencia.

¿Cuándo es el tiempo correcto para comenzar? Esta es la pregunta que se hicieron todos los que comenzaron un emprendimiento. Y es difícil de contestar, no hay un momento ideal. Es necesario tener ganas de hacer lo que realmente te gusta, coraje para comenzar en un terreno que no conocés, y tenacidad para sostenerte en los momentos en que las cosas no salgan como esperás.

TAGS: emprendedurismo, storytelling, pymes, propósito, consejos, contenidos, comunicación, marketing, ventas, herramientas, proyecto propio.

Por: Florencia Del Gizzo

Santander

Santander® 2020
Todos los derechos reservados.