Cómo mejorar el entorno de trabajo

Online Banking

Sin dudas, tener un buen ambiente laboral impacta de forma positiva en el rendimiento y la productividad de quienes trabajan en él. Pero ¿cómo lo logramos? En esta nota te damos algunas ideas.

Cuando hablamos de rendimiento, por lo general ponemos el foco en el resultado final o los números definitivos de los ciclos de trabajo. Este hábito, muy común en las pymes que todavía no desarrollaron su cultura organizacional, dificulta la creación de algo vital para cualquier proyecto: un buen entorno de trabajo.

Si el entorno no es bueno y los objetivos son altos, ocurrirá lo mismo que con una construcción a la cual queremos agregarle pisos sin tener los cimientos bien afianzados: los obstáculos no van a dejar de aparecer. Para evitar contratiempos y algo más que contratiempos, anticiparemos algunos de los muchos factores que hacen a transformar un entorno de trabajo en un ambiente más estimulante.

  • Aplicar creatividad en lo cotidiano: sea cual sea la forma de nuestro emprendimiento —un comercio, una oficina en coworking, etc.—, es recomendable disponer de algunos días para que las personas que trabajan en él se involucren en una actividad que les resulte estimulante. De esta manera, se desestructura la semana y se genera más calidez en lo cotidiano. Para esto, se pueden repartir días para musicalizar el ambiente, para elegir un after office, para cortar la semana con un almuerzo más casual, etc.
  • Compartir las influencias de la empresa: supongamos que nuestro emprendimiento es una consultora en comunicación que es contratada por empresas de rubros variados. Hacerles llegar a quienes trabajan en la consultora algunos productos o de esas empresas —desde indumentaria hasta entradas para espectáculos— es una manera de ampliar beneficios y de hacer el entorno algo más concreto.
  • Encontrar un proceso para los conflictos: uno de los problemas más mencionados cuando se habla de un lugar con mal ambiente de trabajo tiene que ver con cómo se dan las discusiones. Cuando no existe un hábito para tratar los conflictos que surgen en cualquier lugar de trabajo, ese problema puede tomar formas desagradables y teñir negativamente al ambiente en general. Si hay un problema, ¿dónde se habla? ¿en qué términos? ¿quién media entre las partes? Definir estas cuestiones son pasos que ahorran mucho malestar.
  • Fomentar la empatía y la idea de equipo: mientras más conciencia exista entre los empleados del esfuerzo del otro y del valor del trabajo en equipo, más fácil será apuntar hacia los objetivos que nos planteemos. Si alguna campaña, encargo, o ciclo de trabajo termina de buena manera, repasar los aportes de cada parte del equipo es una manera práctica de entender lo importante que es la sintonía grupal. Además, si una persona se siente respaldada por sus compañeros, el feedback siempre va a ser positivo
  • Trabajar los errores: son inevitables y forman parte de cualquier objetivo. Pero lo que sí se puede evitar es que ese error o la llamada de atención de ese error termine por generar tensión excesiva entre las personas involucradas. Para eso, es necesario que los líderes los comuniquen bien. Todo debería terminar, siempre que sea posible, en una moraleja que haga saber al equipo que se desempeña en un espacio que lo contiene.

Como dijimos al principio, un buen entorno de trabajo equivale a asegurar los cimientos de nuestro proyecto. Si los objetivos no se apuntalan en un ambiente apropiado, posiblemente aparezcan problemas y se combinen en un efecto bola de nieve. Pero si nuestro proyecto se perfila distinto desde la raíz hasta el objetivo final, llegar a las metas seguramente va ser mucho más fácil.

TAGS: bienestar laboral, ambiente de trabajo, productividad, ideas, creatividad, consejos

POR: Juan José Relmucao

Juan José Relmucao es corresponsal de Noisey, Thump, Creators Project y Vice Sports Latinoamérica. Además ha colaborado con medios argentinos como Buenos Aires Económico, Tiempo Argentino y Brando. También ha sido docente de Taller de Redacción Periodística en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, integrante del Observatorio de Culturas Políticas del Centro Cultural de la Cooperación y redactor publicitario para A&E América Latina.

Santander Rio

Santander® 2020
Todos los derechos reservados.