De pymes a pymex: consejos y tendencias

Online Banking

En Argentina hay más de 8000 pequeñas y medianas empresas que venden al exterior. Te contamos algunas tendencias e ideas a tener en cuenta si considerás ampliar horizontes.

Para cualquier pequeña y mediana empresa nacida como emprendimiento familiar, de compañeros de trabajo o de grupo de amigos que comparten rubro y visión, comenzar a exportar es uno de los objetivos más altos en la planificación del proyecto. Esta meta puede verse como poco posible, dependiendo de distintas variables propias y ajenas al proyecto, pero, así como puede existir barreras hacia el objetivo, también existen ideas, puntos de vista y datos que hacen más factible el sueño de crecer hacia afuera.

Un vistazo al sector

Primero y principal, ¿cómo es el panorama de PyMEs exportadoras (o PyMEx) en Argentina? Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en el país hay 8500 PyMEs que venden sus productos al exterior. Esa cifra, aunque sea un dato no tan común para el imaginario argentino, compone al 89% de las firmas locales que exportan. Es decir, de cada 10 empresas argentinas que exportan, nueve son PyMEs.

Los principales mercados conquistados por las marcas autóctonas corresponden a Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile. Aunque también Estados Unidos y la Unión Europea reciben una porción nada despreciable de los productos argentinos.

Más allá de los primarios, los principales productos vendidos desde esta parte del mundo tienen distintos grados de manufacturación: aceite de oliva, pasas de uva, jugos concentrados, vino, autopartes, aditivos vitamínicos, bolsas de papel, etc.

Algunas ideas para empezar a conquistar mercados extranjeros

CERTIFICACIONES

Con el panorama antes mencionado, y amén de las circunstancias coyunturales que puedan sucederse, toda PyME que se decida a desandar el camino fronteras afuera de la Argentina debe tener en cuenta, según la Fundación Observatorio PyME (FOP), un factor de legitimidad importante a la hora de ofrecerse hacia el exterior: la certificación en normas de calidad.

A partir de un relevamiento, la FOP estableció que la mitad de las PyMEs exportadoras cuentan con certificaciones ISO, mientras que una de cada tres tiene algún otro tipo de certificación ya sea ambiental, de responsabilidad social, higiene, etc.

Aplicado a la cadena de valor y producción, este enfoque en la calidad del producto y el proceso que aportan las certificaciones es útil para ver qué pasos hay que optimizar para perfilar al producto hacia mercados externos.

ESTRATEGIAS Y TENDENCIAS

Quizás, el paso más difícil para encarar el camino de la exportación es el primero: la decisión grupal de definir por dónde empezar. Entre estas incógnitas está la cuestión de si el emprendimiento puede “defenderse” por sí sólo en los mercados extranjero o si es necesaria algún tipo de asociación para complementar fortalezas con otras firmas en un camino similar.

En ambos casos, pero más si la decisión es ir solos, participar de ferias y rondas de negocios en países extranjeros es una manera inmejorable de conocer de primera mano las características propias de esos mercados. Mientras el producto más se exponga a los circuitos de consumo de esas plazas, mejor será la brújula que desarrollaremos para poder colocarlo en ellas. A partir de esta especie de relevamiento en la forma de consumo, introducirnos en el nuevo ámbito será más “natural”.

Para quienes no quieran explorar solos los nuevos horizontes, últimamente han ganado fuerza diversas “asociaciones de exportación” que conjugan los rumbos de distintos emprendimientos.  Son los denominados consorcios de exportación, que varían en su tipología y están integrados por entre dos y doce empresas.

Algunos de los beneficios de asociarse con otros emprendimientos para exportar son: mayor poder de negociación ante proveedores, clientes, bancos y organismos de gobierno; ahorro en los costos de exportación al distribuirlos entre los integrantes del consorcio; fletes más bajos cuando se exporta mayor volumen y compra conjunta de insumos, materias primas y bienes de capital para producir.

Así las cosas, el camino para exportar puede aparecer como largo y no exento de dificultades para salvar, pero también hay herramientas, apoyo y compañía para hacer del mundo un cliente cada vez más concreto.

TAGS:negocios internacionales, exportación, pymex, estrategia de negocios, asociaciones, consejos, certificación

POR: Juan José Relmucao

Juan José Relmucao es corresponsal de Noisey, Thump, Creators Project y Vice Sports Latinoamérica. Además ha colaborado con medios argentinos como Buenos Aires Económico, Tiempo Argentino y Brando. También ha sido docente de Taller de Redacción Periodística en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, integrante del Observatorio de Culturas Políticas del Centro Cultural de la Cooperación y redactor publicitario para A&E América Latina.

Santander

Santander® 2022
Todos los derechos reservados.