StartMeApp: entrenadores on demand

Online Banking

Dos contadores crearon una aplicación que conecta a personas que quieren practicar deportes con otras que quieren entrenarlas. Hablamos con Jorge Macciuci, Co-Founder y CEO de StartMeApp, porque detrás de una idea genial existe una gran historia para contar.

“StartMeApp es una plataforma que une personas que quieren practicar deportes con entrenadores. Lo que quisimos hacer fue construir un espacio en donde juntar estos dos mundos de una forma más eficiente. Pensamos que una plataforma digital es una forma estratégica y mucho más eficiente que lo que se usa convencionalmente para unir esas dos necesidades”.

Jorge Macciuci e Ignacio Lobo son los fundadores de esta aplicación que tiene la intención clara de revolucionar la forma en la que hacemos ejercicio. Se trata de una historia de dos contadores aficionados por el deporte que vieron una necesidad, algo que podían resolver desarrollando una solución digital acorde a las nuevas formas de consumo global.

Encontrá tu entrenador

Es lo primero que te ofrece StartMeApp, además de poder filtrar por deporte y por zona, y no es casual: tiene que ver con un trabajo de investigación, con una cadena de eventos que posibilitaron que hoy sea más fácil conectarte con un entrenador.

¿Cómo surgió la idea?

“Nosotros somos del interior de la Provincia de Buenos Aires, de la localidad de América, y cuando llegamos a Capital muchas veces nos cruzamos con este problema de querer practicar algún deporte y no saber por dónde empezar, por distintas razones. Capaz nos daba pereza ir a un club a buscar, no encontrábamos el lugar o no dábamos con el entrenador indicado. Por ejemplo, hoy, yo estoy practicando golf gracias a la App. Pero no es que vinimos de allá y ya llegamos con esta idea”.

“Una noche de insomnio apareció la idea y la empecé trabajar. La constaté con familiares, con gente cercana, con gente del laburo; nadie me decía que la idea no podía funcionar. Entonces, pensé: solo no la puedo hacer. Busqué un socio, que también es contador –Ignacio–. Es un amigo de toda la vida, de primaria, secundario, universidad, y hasta un MBA juntos. Así que fue dale hagámosla, y empezamos a formar el equipo para ir construyendo la idea, el desarrollo, el marketing, cosas que no son de nuestra materia”.

Ejercicios precompetitivos

Una vez que alcanzás una idea de tal magnitud, hay que consolidarla, y eso solo puede hacerse con una investigación mucho más profesional que el tanteo inicial.

“De la validación propia de la idea, que consistió en entrevistas, y la presentación de un PowerPoint a un entrenador, pasaron 7 meses. Después, cuando me contacté con mi socio, dijimos bueno, vamos a hacer esto otra vez, pero de una forma más profesional. Y ahí hicimos entrevistas a entrenadores, personas del público en general, sin contar la idea. Nos comentaron sus hábitos, cómo iniciarían las búsquedas, qué buscarían, qué es lo que más necesitan, la cercanía, si le dan importancia al precio, a algún deporte específico, si se fijan en la reputación del entrenador. Los resultados fueron muy parejos, entre cercanía, reputación y precio. La aplicación con sus funcionalidades solucionaba todo”.

La salida a la cancha

“Dijimos, bueno, vamos a hacerla de verdad. En principio tercerizamos el desarrollo porque no teníamos ni conseguimos a nadie de sistemas; así que fuimos y presupuestamos en 3 o 4 desarrolladoras y nos quedamos con la que nos daba más confianza, porque al principio me agarró todo esto de emprendedor del miedo al robo de la idea (risas). Es que te parece tan disruptiva tu propia idea, y después te das cuenta de que se la podés decir a todo el mundo. Nadie la va a hacer o quien quiera hacerla tiene que tener muchas ganas”.

A la hora de explicar StartMeApp, puede compararse con Uber, Airbnb, entre otras aplicaciones. Si bien la app toma a una necesidad que está ahí, apunta a dos clientes: entrenadores y potenciales deportistas.

“Es el dilema del huevo y la gallina. Para mí era claro que primero teníamos que fidelizar con los entrenadores. Después terminó siendo más fácil, porque podés ir a verlos, hablarles por WhatsApp, por redes sociales, de alguna forma los podés contactar y les llegás. Y, además, la propuesta les agrega bastante a ellos, son los beneficiaros. En resumen, van a incrementar sus ingresos. Y del lado del público en general es difícil, porque se trata de un consumo masivo. Realmente no te queda otra que invertir en publicidad, no podés ir uno a uno mostrando la aplicación. En el modelo de negocios del marketplace, uno de los puntos difíciles es ese: masificar la propuesta. Del lado del público fuimos por la publicidad, todo digital”.

¿Cómo es la relación con Santander Río?

“Los bancos son tu ejecutivo de cuentas, ¿no? La verdad es que siempre tuve una atención personalizada que me solucionó las cosas en el acto. Por eso, a todas las empresas que pasaban por mí las comencé a vincular con el banco Santander como banco principal. Ahí se fue fortaleciendo la relación”.

Emprender como deporte

Por su profesión, Jorge tiene muchas actividades. No solo es contador, también es Martillero Público, por lo que tuvo contacto con el negocio inmobiliario. En la actualidad está más cerca de las inversiones y finanzas.

“Siempre tuve un speech bastante emprendedor, pero tampoco es que hice muchos emprendimientos. Es más, me formé, terminé mi carrera, todo en relación de dependencia”.

¿Cómo hacés para manejar tus tiempos?
“Ya con mi trabajo en administración de empresas es como que vas acostumbrándote a cambiar el chip. StartMeApp es un chip más; lo único que acá no sólo tenés la parte financiera, sino todos los aspectos que implica un emprendimiento. Es obvio que te lleva tiempo, pero tampoco creo que sea imposible. Por ahí, cuando uno habla de emprendimientos se hace la cabeza con que se tiene que quedar hasta las 12 de la noche y tampoco creo que siempre sea así. Si tenés un buen equipo y todos están motivados, es mucho más fácil”.

¿Qué diferencia ves, en el cambio de chip que mencionabas, entre lo digital y lo analógico?

“La diferencia es tremenda. Una cosa que nos motivaba es que el modelo de negocios del marketplace es escalable globalmente. La misma aplicación es la que tenemos acá y la que vamos a lanzar en todo Latinoamérica. Esto solo lo hace posible lo digital como herramienta”.

Y este negocio ¿qué obstáculos tiene a diferencia con un emprendimiento tradicional?

“Todo el tiempo hay obstáculos. No es que estamos haciendo un negocio tradicional, que sabemos cómo es el modelo de negocios. Acá estás navegando en la incertidumbre, es algo totalmente nuevo que no sabés, lo estas diseñando vos. Lo que hicimos fue a nuestra manera, porque no encontramos nada parecido”.

¿Y cómo hacen a la hora de tomar de decisiones?

“Con Nacho tenemos una cultura en la que coincidimos bastante. Las decisiones las charlamos, la ponemos arriba de la mesa. Nunca estuvimos muy en desacuerdo, pero, de todas formas, de existir diferencias, charlaríamos, pondríamos a algún tercero para que opine y llegaríamos a algo conducente. Desde nuestro punto de vista, en esto que estás creando algo que no existe en el mercado, nadie puede tener toda la razón”.

Si tuvieras que darle un consejo a alguien que quiere decidirse a emprender ¿qué le dirías?
Que esté totalmente decidido a hacerlo, convencido en lo que se va a meter. Que sepa que va a haber frustraciones y éxitos todo el tiempo. Que va a tener la sensación de ser una mezcla de deportista y entrenador al mismo tiempo, que hay que elegir muy bien al equipo, pero es un sube y baja que está buenísimo y donde se aprende de cada momento.
 
TAGS: casos de éxito, app, negocio digital, inspiración, emprendedurismo, motivación, deporte, entrenamiento, escalabilidad, innovación
 

Santander Rio

Santander® 2020
Todos los derechos reservados.